Inka Chips: Sí se puede ofrecer al mercado, snacks libres de octógonos

Durante los últimos tres años, la empresa peruana de orígenes cusqueños, Inka Crops, viene trabajando en el mejoramiento de sus fórmulas con el fin de cumplir con los estándares establecidos por la Ley de alimentación saludable implementada en el Perú.

Para lograrlo, el equipo de investigadores alimentarios de Inka Crops decidió reducir el porcentaje en grasas saturadas de sus papas artesanales. De esta manera, se dejó de utilizar aceite de palma, muy común en el sector de los snacks (que posee 50% de grasas saturadas), y se pasó al aceite de girasol alto oleico, que tiene solo 9% de grasas saturadas. Por esta razón, Inka Chips posee 2.4 /100g de grasas saturadas en promedio cuando la ley solicita 6 g/100g.

Principalmente nos avocamos a reducir el nivel de sal añadida al snack, y a reformular los sabores existentes bajando el % de sal.  Por nuestro enfoque de naturalidad el objetivo fue usar menos sal y no usar ningún “salt replacer” o resaltadores de sabor.

De la misma manera, se realizaron estudios para reducir el porcentaje de sodio por cada 100 gramos. Así, se avoco a reducir el nivel de sal añadida al snack, y a reformular los sabores existentes bajando el % de sal. Por nuestro enfoque de naturalidad el objetivo fue usar menos sal y no usar ningún “salt replacer”, logrando que este snack tenga 377,3 mg/100g de sodio en promedio cuando la ley establece 800 mg/100g.

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir entre 25 y 30% de grasas, de las cuales solo 10% debe ser grasas saturadas es decir para una persona que consume 2000 Kcal solo puede consumir 22 g, 100g de papas Inka Chips aporta la décima parte del requerimiento.

De acuerdo a la ex decana del Colegio de Nutricionistas del Perú, Saby Mauricio, una gran ventaja de este producto es su riguroso control de calidad, así como el uso de la tecnología en el proceso de producción que lo libra de la presencia de las “grasas trans” y la formación de acrilamida.

Es importante acotar que la “Ley de alimentación saludable” es progresiva, es decir, aumenta su rigurosidad según el paso del tiempo. Al culminarse los 39 meses posteriores a su publicación y aplicación, la norma estrechará sus márgenes permitidos a 4g/100g de grasas saturadas. Sin embargo, Inka Chips ha logrado desde ahora contar con niveles de grasas saturadas y sodio que le permitirán mantenerse como un producto libre de octógonos a lo largo del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: