Patrimonio Gastronómico Protegido, un sello en el que está incluido Perú

La entidad Patrimonio Gastronómico Protegido surge como iniciativa privada e independiente para identificar, proteger y promocionar el patrimonio gastronómico en las diversas regiones del mundo, creando un sello común y global que permitirá a los viajeros identificar la cultura gastronómica local, su diversidad, su herencia y su identidad.

Patrimonio Gastronómico Protegido promoverá trabajos locales en la agricultura, pesca y oficios agroalimentarios artesanales, que son de vital interés para combatir la masiva despoblación hacia las grandes ciudades; asimismo protegerá los alimentos, los productos o los recetarios que contribuyen al mantenimiento de la esencia del entorno en territorios y regiones de España y del extranjero.

La entidad está fundada por profesionales del ámbito de gastronomía, turismo, comunicación, auditoría y del mundo empresarial, formando parte de ella el Observatorio de la Alimentación (ODELA) que, en palabras de su director, Jesús Contreras: «cualquier cambio en la manera de comer afectará indefectiblemente la fisonomía del país y su gente. Esto nos remite al proceso de pérdida de biodiversidad que la producción alimentaria de nuestro planeta está experimentando desde hace tiempo y que, sin una acción rápida y contundente que mire de protegerla, verterá a la muerte la agricultura, la ganadería y la manufactura alimentaria tradicional».

La Asociación Patrimonio Gastronómico Protegido es la entidad propietaria y responsable de emitir los certificados de Patrimonio Gastronómico Protegido de acuerdo con una serie de indicadores previamente establecidos, mediante un proceso transparente y riguroso. Se apoya en su comité de expertos para valorar la certificación de un establecimiento o producto en función de los resultados obtenidos durante las fases de revisión documental e inspección in situ.

La Asociación establece tres tipos de certificado:

  1. Recetas vivas tradicionales y autóctonas que definen la cultura y costumbres del lugar:en restaurantes, obradores o similares.
  2. Gastronomía asociada a una fiesta popular: arraigada a la herencia cultural y patrimonial.
  3. Productos artesanales alimentarios: recetas tradicionales y autóctonas, elaborados con productos de cercanía y envasados para su distribución y comercialización.

A través del certificado Patrimonio Gastronómico Protegido se fomenta la innovación y el crecimiento y se fortalece a los pequeños negocios, que son hoy los que mantienen vivo este patrimonio. No se puede olvidar la ayuda que proporciona al desarrollo social, económico u medioambiental, además de la indudable puesta en valor el mundo rural, al ser una herramienta que mantiene, identifica y rescata la diversidad cultural.

En la actualidad se está trabajando con entidades españolas para comenzar con el proceso de certificación de su patrimonio.

La Asociación Internacional Patrimonio Gastronómico Protegido está ampliando sus delegaciones en México, Perú, Chile, Portugal, Grecia y Turquía.

Fuente: Patrimonio Gastronómico Protegido (leído en la publicación de Excelencias Gourmet)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: