Ruta del Vino de Zamora se suma a las Rutas del Vino de España

La Ruta del Vino de Zamora se ha sumado ya de forma efectiva a la marca Rutas del Vino de España tras haber superado el proceso de auditorías de calidad pertinente. Así lo ratificó recientemente la Junta Directiva de la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), entidad que coordina y desarrolla este club de producto de turismo enológico.

Con esta nueva incorporación, la marca Rutas del Vino de España reúne ya un total de 34 destinos enoturísticos repartidos por toda la geografía nacional —Alicante, Arlanza, Arribes, Bullas, Calatayud, Campo de Cariñena, Cigales, El Bierzo, Garnacha-Campo de Borja, Gran Canaria, Jumilla, La Mancha, La Manchuela, Lleida-Costers del Segre, Madrid, Marco de Jerez, Montilla-Moriles, Navarra, Penedès, Rías Baixas, Ribera de Duero, Ribera del Guadiana, Rioja Alavesa, Rioja Alta, Rioja Oriental, Ronda y Málaga, Rueda, Sierra de Francia, Somontano, Toro, Utiel-Requena, Valdepeñas, Yecla y Zamora— a los que se espera que se sumen durante el próximo año otros como Uclés, Méntrida o Ribera del Júcar.

La Ruta del Vino de Zamora es una propuesta enoturística que abarca un extenso territorio de la provincia de Zamora y parte del norte de la de Salamanca; un territorio enclavado en el área de influencia del río Duero, a lo largo de casi 1.800 kilómetros cuadrados repartidos en 56 municipios —46 zamoranos y 10 salmantinos, incluidos estos últimos en la DO Tierra del Vino de Zamora— y que tiene su origen en la comarca tradicionalmente denominada Tierra del Vino.

El nombre de esta comarca, donde el cultivo de la vid fue, hasta bien entrado el siglo XX, el principal sustento de la economía rural, deriva, precisamente, de la abundancia de viñedos que albergó desde tiempos remotos y que han dejado un importante poso cultural y etnológico ligado al vino. Esta nueva ruta del vino complementa a las otras que ya existen en la provincia zamorana: la Ruta del Vino de Toro y la Ruta del Vino de Arribes —que también transcurre entre Salamanca y Zamora— y se suma a las ocho que, hasta ahora, existían en Castilla y León.

Conocer la historia a través de las diferentes manifestaciones del arte, descubrir bodegas tradicionales, el paisaje tradicional castellano que combina los campos de cereal con centenarios viñedos de la Tierra del Vino son sólo algunos de los atractivos que el visitante podrá apreciar en la Ruta del Vino de Zamora. La propuesta es turismo rural, es patrimonio, gastronomía y turismo agroindustrial, es cultura y es, sin lugar a dudas, conocer a sus gentes y su hospitalidad.

La Asociación Ruta del Vino de Zamora ha contado desde su origen y en todo este proceso con la implicación y esfuerzo de todos y cada uno de sus socios, los pequeños empresarios y emprendedores que ponen su esfuerzo en esta provincia, pero no es menos importante la labor y apoyo permanente que se ha recibido desde la Diputación de Zamora y su Patronato de Turismo, el Ayuntamiento de Zamora, la Junta de Castilla, la DO Tierra del Vino de Zamora así como de otros ayuntamientos y grupos de acción local, de los que cabe destacar, el Ayuntamiento de Villanueva de Campean, Cabañas de Sayago, Corrales del Vino o la Asociación Nordeste de Salamanca o el Grupo de Acción Local TORGUVI.

Fuente: Ruta del Vino de Zamora, ACEVIN, Diario de Gastronomía, 7 Caníbales (extraído de Excelencias Gourmet)