Uruguay se alista para recibir turistas en su fiesta la «Noche de la Nostalgia»

Desde 1978, cada 24 de agosto se celebra la Noche de la Nostalgia en Uruguay y rinde homenaje a las épocas pasadas. Sin lugar a duda, es la noche en que más uruguayos salen a bailar, y muchos quieren unirse a la fiesta, pero ¿de qué trata?

Aunque su nombre parezca que hace referencia a un día nostálgico, la Noche de la Nostalgia está llena de diversión y baile. Desde hace 41 años y gracias a un programa radial este evento inició para aprovechar el feriado por la independencia de Uruguay, y ya se ha convertido en uno de los eventos más esperado por residentes y turistas a nivel Latinoamérica.

La Noche de la Nostalgia es un espectáculo temático, donde todos se disfrazan con vestimenta oldies y reviven sus mejores pasos de baile. Al ritmo de Elvis Presley, The Beatles o Queen, todas las discotecas, bares y pubs de Montevideo y a nivel nacional rinden homenaje a la música de los años 60´s, y los clásicos de los 80´s y 90´s.

Desde hace varios años, la fiesta dejó de ser un fenómeno exclusivo de la capital para pasar a ser un clásico que se disfruta en todo el país. Su gran éxito, provocó que el Ministerio de Turismo del Uruguay declarara oficialmente esta noche como un atractivo turístico, desde el 2004.

Además, en el último año, el crecimiento de visitantes peruanos a Uruguay fue de 2,8%, siendo esta fiesta otra gran alternativa turística por visitar. Previo a la Independencia de Uruguay, la Noche de la Nostalgia propone una gran oferta nocturna para jóvenes y adultos que buscan una opción distinta, dinámica y llena de energía.

Mes de la Nostalgia: Colonia para disfrutar de su historia

Colonia del Sacramento, un poblado ubicado a 177 kilómetros de Montevideo, se ha convertido en un gran destino en esta época del año. Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y representa el segundo destino favorito de los peruanos en Uruguay.

En este lugar se puede apreciar la fusión exitosa de los estilos arquitectónicos portugués, español y poscolonial. Incluso permite sumergirse entre sus estrechas calles e imaginarse los estruendosos cañonazos de las disputas preindependentistas, entre portugueses y españoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: