Un falafel para celebrar

El falafel es un platillo del Medio Oriente. Pequeñas croquetas o bolas de garbanzo o habas que se pueden acompañar con pan pita, alguna ensalada, hummus o salsas como el tahini, una de las más tradicionales.

No se sabe exactamente cuál es el origen de este platillo, se dice que es de Egipto, sin embargo en países de Medio Oriente también es muy popular.

Los árabes lo hicieron famoso en el mundo, es muy común encontrarlo en los puestos callejeros, en los  restaurantes, por lo que su acceso se hace muy cotidiano.

El falafel se ha disfrutado durante siglos en muchas culturas diferentes. India produce la gran mayoría de la cosecha de garbanzos del mundo. En Egipto, las habas se muelen para hacer estas deliciosas y crujientes bolas de proteína vegetal frita, conocidas en Egipto como “ta’amiya”.

Con el tiempo, se han introducido coberturas más eclécticas en todo el mundo, desde chucrut alemán, berenjena frita iraquí, salsa india de mango y salsa picante yemení. Incluso las variaciones más nuevas, como el falafel rojo, hecho con jalapeños, pimientos asados, tomates y yogur picante, o el falafel de naranja, hecho con batatas, col, miel y tahini de jengibre, conservan la fórmula básica de legumbres molidas, sazonadas y fritas en aceite.

Fuente: cadenanueve.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: